SBDG Cursos Eventos Publicações Links Úteis ParceirosContato Associados


Pedagogía y Andragogía: Semejanzas y Diferencias - Pedro Gutiérrez
 

Pedagogía y Andragogía: Semejanzas y Diferencias


Indice


1. Introducción


2. Aspectos conceptuales y definitorios


3. Semejanzas entre pedagogía y andragogia


4. Diferencias Entre Pedagogía Y Andragogía


5. Conclusiones


6. Bibliografía


1. Introducción


Está plenamente demostrado que no es igual educar a niños y adolescentes (Pedagogía) que hacer lo mismo con adultos (Andragogía). En consecuencia, para diseñar los contenidos que han de guiar las praxis de los procesos educativos de unos y otros, es necesario fundamentarlos en los modelos y principios teóricos y prácticos, que conforman las estructuras de ambas ciencias.


Los seres humanos, a diferencia de las restantes especies, pueden vincularse a un proceso educativo a través del cual es muy posible asimilar conductas, actitudes, habilidades y destrezas que se traducen es aptitudes que les permitan interactuar y desenvolverse de manera efectiva en las diferentes etapas de sus vidas.


La niñez, la adolescencia y la adultez son etapas diferentes, pero relacionadas, de un complicado proceso de desarrollo biológico, psicológico y social que por igual se verifica en la especie humana. Hablar de los lapsos de niñez y adolescencia es hacer referencia a dos caminos de la vida, esenciales e imprescindibles, que deben transitarse para alcanzar la edad adulta que es el período de mayor duración en la existencia del hombre.


El proceso educativo en referencia, suele interpretarse considerando dos etapas. (1) De adiestramiento, mediante la cual se enseña al estudiante la forma de conducirse en función del progreso de la humanidad, la cultura y los paradigmas sociales. (2) Se orienta al Estudiante Participante para que sea capaz de: actuar con libertad, decidir, hacerse sentir y expresar criterios, ideas, normas y modelos de conducta que incidan positivamente en sus actitudes y competencias venideras.


Lo anterior induce a afirmar que la Pedagogía (ciencia y arte de educar niños y adolescentes) y la Andragogía (ciencia y arte de educar a personas adultas) se fundamentan en principios diferentes. Por ejemplo, los métodos para enseñar a niños y adolescentes bajo la dirección de un adulto (maestro o profesor) proceden en forma planificada, organizada y sistemática desde el mundo exterior y se aplican hasta el momento en que lo que se enseña se fije en la conducta psíquica de los estudiantes, proceso que está condicionado a las necesidades e intereses de cada etapa del desarrollo de los grupos etarios mencionados. A diferencia de lo que ocurre en la Pedagogía, en el proceso de aprendizaje del adulto, la actividad psíquica se caracteriza por tener una respuesta determinada e independiente del nivel de crecimiento cognitivo, ya que el adulto, tiene la capacidad de operacionalizar el pensamiento en forma lógica, característica que le permite aprehender ideas, conceptos, conocimientos y experiencias de manera razonada y acertada.


El niño y el adolescente están inmersos en un complejo proceso de crecimiento y desarrollo durante los primeros dieciocho (18) años de sus vidas. Durante ese intervalo de tiempo y a partir de una edad muy temprana, el ser humano crece y se desarrolla básicamente en lo que concierne a lo biológico, a lo psicológico y a lo social hasta lograr la capacidad que le permite tomar decisiones propias, ser independiente y tener conciencia de sus deberes y responsabilidades como participante activo de la vida adulta.


Aunque existe una buena cantidad de hechos, fundamentados en las prácticas y teorías educativas, que permiten establecer diferencias entre los procesos enseñanza-aprendizaje y orientación-aprendizaje, tal como se señaló, también es evidente la existencia de un conjunto de acciones educativas, bien sustentadas en estudios teóricos y experimentales, que determinan semejanzas entre la Pedagogía y la Andragogía. Por ejemplo, cada vez más, los maestros permiten que los alumnos intervengan, en cualquier momento durante la clase, para formular preguntas que clarifiquen algún aspecto que no entienden; de igual manera, los discentes tienen derecho a ser oídos y respetados por el adulto que le imparte conocimientos.


El trabajo que se desarrolla a continuación consiste en un estudio comparativo de los tópicos de mayor trascendencia que caracterizan a la Pedagogía y la Andragogía con el firme propósito de detectar las principales semejanzas y diferencias que pudieran existir entre las dos ciencias mencionadas; para lograr ésto, se realizó una búsqueda minuciosa en algunas de las obras escritas por investigadores educativos relevantes así como también en instrumentos legales pertinentes, información que se complementó con los aportes, de quien elaboró este documento, resultantes de sus pesquisas y experiencia como maestro, profesor, facilitador e investigador.


Además del Resumen y de esta Introducción, el presente documento está conformado por las siguientes secciones: Aspectos Conceptuales y Definitorios, Semejanzas entre Pedagogía y Andragogía, Diferencias entre Pedagogía y Andragogía, Conclusiones y Recomendaciones y Apoyo Bibliográfico.


2. Aspectos conceptuales y definitorios


A. Adulto


El Código Civil de Venezuela no hace referencia al concepto de persona adulta; en vez de ello, define sólo al mayor de edad. En efecto, en el Libro Primero, Título I, Capítulo I, Sección I, De las personas naturales, Artículo 18 de dicho Código, se expresa textualmente:


Es mayor de edad quien haya cumplido dieciocho (18) años. El mayor de edad es capaz para todos los actos de la vida civil, con las excepciones establecidas por disposiciones especiales.


De lo anterior puede deducirse que quien tenga dieciocho (18) o más años de edad, es, para efectos legales, una persona adulta.


El referido artículo intenta explicar la capacidad que tiene el adulto para realizar actividades cónsonas con el quehacer de la vida civil, lo cual es limitante pues no considera otros sectores de la sociedad donde el adulto desempeña roles relevantes.


La vigente Ley Orgánica de Educación al tratar lo concerniente a la edad del adulto en situación de aprendizaje, en el Capítulo X, parte del Articulo 39, dice lo siguiente:


La educación de adultos está destinada a las personas mayores de quince (15) años...


El contenido del Artículo 39 de la Ley en referencia permite afirmar que, para efectos educacionales, los estudiantes de dieciséis (16) o más años de edad, son personas adultas.


El criterio anterior puede crear confusión; en efecto, la mayoría de los estudiantes cursantes de los dos (2) últimos años del Ciclo Diversificado, tiene dieciséis (16) o más años de edad ¿deben continuar educándose con estrategias pedagógicas? o por el contrario ¿es necesario reubicar esos estudiantes en el régimen de Educación de Adultos?.


Cuando se analizan problemas educativos relacionados con alfabetismo o analfabetismo las estadísticas se elaboran tomando como referencia la edad de quince (15) años o más de las personas que conforman el universo de estudio correspondiente. Para ilustrar lo expresado, se seleccionó del Almanaque Mundial (1996), lo siguiente:


Alfabetismo. Corresponde al porcentaje de la población de quince (15) años de edad o más -salvo cuando se indique otra cosa- que sabe leer y escribir. De la cifra de alfabetismo no debe deducirse, sin embargo, el porcentaje de analfabetos. Estas tasas se basan, principalmente, en informaciones de la UNESCO, complementadas con datos del BANCO MUNDIAL.


Analfabetismo. Dato ofrecido en los países hispánicos. Corresponde al porcentaje de la población de quince (15) años de edad o más que no sabe leer y escribir. Los porcentajes se presentan según fuente y criterio de la CEPAL.


Lo tratado en las dos (2) partes que conforman el literal


 
  Rua Jerônimo Coelho,102/50 - 5º andar - Centro
CEP 90010-240 / Porto Alegre / RS
Fones: (51)3028.9114 / (51)3061.9115
E-mail: sbdg@sbdg.org.br      
Facebook Twitter Google+ Linkedin YouTube Vimeo Flickr
Créditos